DÍA NACIONAL DEL LOCUTOR Y LA LOCUTORA

0
110

El 3 de julio de 1950 fue declarado el Día Nacional del Locutor y la Locutora en memoria de la conformación y el surgimiento de la Sociedad Argentina de Locutores en 1943. Al respecto y en un nuevo aniversario, desde el Sistema de Medios Públicos de Marcos Paz, dialogamos con Mercedes Bedini, locutora de Marcos Paz, quien realizó un recorrido por su trayectoria personal en la profesión dentro y fuera de Marcos Paz, nos comentó sobre algunas cuestiones de género y nos recordó la importancia de este trabajo en relación a la tarea de comunicar. Mercedes expresó su agradecimiento por portar el don de la voz y haber tenido la posibilidad de estudiar y aprender la técnica de su trabajo. Es «una profesión que amo», agregó. En lo local, trabajando en su pueblo y para su pueblo, expresó que «hay libertad, decimos lo que queremos y sentimos», no estamos restringidos, «pero no pasa en todos lados».

En sus inicios, Mercedes estudiaba teatro con Norman Briski en Capital Federal y había ingresado a trabajar en una productora de contenido, donde Antonio, un importante locutor y amigo de la productora, la escuchó hablar y le dijo «vos vas a ser locutora». Escena que, recuerda, se repitió en otros ámbitos de estudio y de trabajo, por lo que su profesión actual «se fue dando, se fue despertando», expresó. También ha trabajado para distintos medios locales y del conurbano.

En cuanto a ser mujer dentro de la profesión, antes, nos comentó que había que trabajar y esforzarse el doble, «ser más dedicada que los hombres» ya que el trabajo femenino estaba minimizado y agregó que frente a momentos desagradables tuvo que hacerse respetar. Al respecto, cuando trabajaba como periodista para la Casa de Gobierno junto al canal 26, nos recordó un episodio con un reportero del programa ‘CQC’ que le preguntó, antes de una conferencia, «¿qué se siente ser más modelito que periodista?», a modo de insulto y en una maniobra de objetivación de las mujeres dentro del ámbito. Mercedes recuerda haber contestado con «la mayor altura posible» que ella y sus compañeras hacían el mejor trabajo posible, que se habían formado tanto como periodistas como locutoras y que no eran improvisadas. También nos comentó de las limitaciones de tiempos y puestos de trabajo que trajo la maternidad, no obstante, está agradecida de todos los espacios en los que ha participado.

Frente a la pandemia y la circulación masiva de la mala información y la desinformación, a secas, Mercedes enfatizó tanto para los profesionales de la comunicación como para los ciudadanos y ciudadanas, mantener un «ojo periodístico» y escrudiñar con responsabilidad los contenidos de todos los medios, para poder lograr un análisis propio y crítico, y aprender a notar cuando lo que escuchamos o leemos es información real o simplemente responde a otros intereses. Los profesionales del ámbito «somos eso, nexos conectores de personas y personajes», declaró.